Desafiarse a uno mismo es más que palabras en entornos seguros.

Desafiarse a uno mismo va de mirar a los ojos a nuestro aspecto más inseguro, entenderlo y despedirse de él cada vez que emerge.

Desafiarse a uno mismo es emprender con coraje aquello que nos aterra, vibrar y transformar hasta la última célula.

Nadie puede enseñar/predicar aquello que no practica con vehemencia. (Siempre fue mi lema).

El miedo siempre es necesario, nos cuida, nos protege, nos permite actuar con cautela, eliminarlo es de ignorantes. Nuestro sistema (económico) funciona en base al temor y la #confianza. La bolsa no se desploma por algoritmos sino por el mismísimo temor a la pérdida.

Más, es importante recordar, que el #miedo cuando actúa sólo y de forma desproporcionada puede destruirnos, la sobreprotección nos inhabilita, reduce nuestra resiliencia. El temor siempre debe ir acompañado del #coraje

Como dice Thomas Fuller: “Fear can keep a man out of danger but courage only can support him in it.”

Cuando escucho hablar de #empresas sin miedo río y lloro a la vez. No buscamos equipos sin miedo, buscamos #equipos con miedo y coraje. El coraje debe ser cultivado y alimentado una y otra vez.

EZEQUIEL PONCE
Diseñador de Conversaciones
www.eiovine.com