Todos sabemos la importancia que tiene saber escuchar. Bien sabemos también que no se trata sólo de hacer silencio. Y aunque existe todo un entrenamiento para aprender -o re-aprender a escuchar- os propongo observar estas tres predisposiciones para una escucha de calidad:

01. APERTURA. Predisposición a recibir ideas o miradas, incluso diferentes u opuestas. Incluye evitar la conducta reactiva o impulsiva que interrumpe. Estar abierto es estar disponible a ser transformado en a través de la escucha, a través de la conversación.

02. RESPETO. Validar la experiencia, la mirada del otro, sin juzgarlo. Aceptándolo como un otro diferente y con todo el derecho a pensar y sentir diferente. Cuando respetamos y percibimos que estamos siendo respetados nuestra capacidad de escucha se potencia.

03. CURIOSIDAD. Si colocasen una caja frente a ti en este preciso momento, sin decirte nada, sin ninguna nota. ¿Qué harías? ¿Despertaría tu curiosidad? Pues, esa misma sensación, ese estado es el que necesitamos cultivar para una escucha verdaderamente poderosa. Creer que ya lo sabemos todo, que ya nada puede sorprendernos y que nada tiene para aportarme, son algunos de los saboteadores de la curiosidad.

Sin estos ingredientes nuestra escucha será siempre limitada. De hecho, cuando estas predisposiciones no están presentes nuestro interlocutor percibe que no está siendo escuchado y no tardará mucho en reaccionar o sentirse lo suficientemente motivado para abandonar la conversación o simplemente evitar compartirnos lo que tenga para decirnos.

Escucha de verdad va de apertura, respeto y curiosidad (como mínimo).

Para ti, ¿Qué significa saber escuchar de verdad?

#escuchar #comunicacion #conversaciones #inteligenciaemocional #respeto #curiosidad #apertura

EZEQUIEL PONCE
www.EzequielPonce.com

DESCARGA LA QUOTE +